Entradas

Mostrando entradas de 2015

Pablo Bello

Durante las primeras lluvias del verano, el calor se instalaba en las moradas del país, avisando que los próximos días serían los más calurosos del año. Los campos áridos pedían a gritos sombra para sus resecas grietas, mientras los campesinos rogaban al cielo por las aguas que revivieran las ajadas cosechas y el cadavérico ganado. Los habitantes de la ciudad se guarecían a la sombra de sus hogares, evitando a toda costa poner un pie en las calles. Los perros callejeros bostezaban una y otra vez, asomando una lengua rosada entre sus colmillos, señal del sopor que pesaba sobre su talante.
En un camastro herrumbroso, casi sin color que sobreviviera a sus mejores años, se repatingaba Pablo, un hombre longevo y de aspecto taciturno aficionado a mirar al infinito. Permanecía inmóvil durante horas, abrazando su propia existencia entre pequeñas inhalaciones de nicotina y volutas que el viento recogía en segundos. Fumar era lo único que no cambiaba a través de los años, desde su juventud como …

La bicicleta de mi padre

Aún no amanece, son apenas las cuatro de la mañana y la avenida está abandonada, no hay una sola alma que la transite. A lo lejos, por breves momentos, se asoman los faros de vehículos que se siguen de largo. Mientras conduzco, tengo la manía de nunca apagar la radio, me aterra la sensación de estar en un lugar sin el calor de una voz humana. La misma canción se ha reproducido por lo menos en diez ocasiones, eso quiere decir que: si una canción dura cuatro minutos, he estado en el volante, por lo menos, cuarenta. Ya casi llego a mi hogar. Salgo de la avenido por la izquierda para incorporarme a una calle, me acerco sin reparar en los espejos laterales. Giro a la derecha, y justo en ese momento, un impacto sacude mi coche. Fierros golpeándose entre si, produciendo sonido hueco. El volante vibra apenas perceptiblemente, mis sentidos se agudizan en automático.
No entiendo que pasa, una coladera sin protección o un bache, de todas maneras me bajo a cerciorarme que todo está bien. Al apea…

Apertura de conexiones SYN

Una de las debilidades de las redes es que no es posible prevenir el escaneo de puertos o la denegación de servicios. Es simple, el envío de paquete SYN sobre tcp es una solicitud que se envía al servidor o computadora que busquemos conectarnos. Dependiendo del estado del socket que deseamos, nos enviará una respuesta, si ésta tiene el puerto cerrado enviará un RST, si está abierto será un ACK. De cualquier forma, ambos paquetes GASTAN recursos en los ordenadores objetivos, y de ahí que pueden consumir la totalidad de los recursos ante las intempestivas solicitudes de conexión. Es posible evitarlo, restringiendo el número de conexiones disponibles, sin embargo, a gran escala, resulta complejo puesto que usuarios reales pueden quedar sin el servicio.

Este asunto sigue siendo aún de los pendientes de los expertos,  porque no tiene una solución definitiva. El enfoque de cómo remediar o prevenir, está circunscrito a los recursos de las organizaciones, y por supuesto, de los administrador…

Venus, un sueño erótico

Con palabras pretendo tocarte, en ausencia de mis manos y dedos. Quiero que estas mismas se escurran por cada vertebra de tu delicada espalda, palmando, tocando, descubriendo parajes distantes. No importan las 10 horas de distancia, no importa tu calidad de diosa en la tierra, de Venus. Como simple mortal, pretendo tocarte hasta la imaginación y servir como aliciente de tus sueños. Mi Venus. Mi Venus hecha mujer. Eres como la divinidad convertida en materia. Las mismas palabras se pierden en tus muslos, se duermen en esa vorágine que son tus caderas, se levantan nuevamente para reptar hasta tus pechos enhiestos que prometen la vida, y por si fuera poco, la muerte. Quiero hacer lo que pocos letrados han hecho, hacerte mía desde este escrito. Te pertenece, es tuyo, más que mío. 

Tragos carmesí.

La noche se compone de motores yendo y viniendo, la vigilia se conforma de música y ruido, y entre ambas, un momento en la vida se consume para extinguirse casi enseguida. Los parroquianos apenas se pueden oír entre murmullos que parecieran propios de la decoración, risas y gritos anuncian que es una buena noche. Ya el estado etílico se asoma en sus rostros. No sospecho que una voz, apenas perceptible, procede de una mujer que conocí por gracia de un amigo. Hoy la vuelvo a conocer, y otra vez, gracias a él. La improvisada invitación al bar me ha permitido deleitar las retinas con esos labios pletóricos de elixir carmesí, efigies de la sensualidad femenina.
En medio de la penumbra, nos reconocimos, aunque debo decir que primero lo hice yo. Para ella, fue el acertijo de su mente y el tiempo: ¿Dónde lo he visto antes?, para mi fue: Se parece a...
Siento como el alcohol se diluye en mi sangre, o dicho cinicamente, como la sangre se diluye en el alcohol. Todo parte desde la perspectiva.
M…

Muerte Crónica

El espectro de Geronimo vino y se sentó a mi lado, apoyando sus manos entre las piernas, calentándolas de un frío que se había adelantado a llegar. Me miró con ojos de súplica, implorando porque mitigara el sufrimiento que le acobardaba. Reconocí en su mirada todos los sentimientos que alguna vez desfilaron por esos ojos esmirriados, no obstante, faltaba la emoción más elemental.
Intenté entablar una conversación sencilla, sin incitar a la reflexión, sin embargo, se negó esgrimiendo un silencio sepulcral imposible de franquear. De vez en cuando se palpaba las rodillas, bajaba los ojos asegurándose que ambas piernas siguieran ahí, inmóviles de todo impulso. Acto seguido, se levantaba y deambulaba entre los muebles, sorteándolos como si navegara en aguas que el mapa de su memoria reconociera. De sus labios pendía un cigarro interminable que inhalaba con fruición sin dejar escapar volutas. Los fantasmas no necesitan dejar escapar de sus pulmones el humo de la nicotina. Quizá la falta de t…

Sin título

Pensé que la pluma estaba manchada, y no lo estaba. Tenía una pequeña rajada, del mismo tamaño de lo que fue una mancha.

SELinux en 10 puntos.

Por el contrario de muchos escritos que existen alrededor de SELinux, pretendo únicamente esbozar la primera parte de los puntos clave a recordar. Soy partidario de la teoría, puesto que le da sentido a la practica. 
Primero mencionaré el objetivo del comando y después el propio comando. Sugiero que si algunos de los conceptos que escribo no son de su conocimiento, los revise en otro sitio con mucha más información.


1.- Revisar el TE de nuestro SO : #getenforce

2.- Establecer el TE de manera NO persistente: #setenforce [1|0]

3.- Revisar el TE del archivo de configuración de TE (persistente) y el actual, entre otros valores: #secon

4.- Revisar el contexto que tiene un archivo determinado: #secon -f file

     o de otra manera: #ls -Z file

5.- Cambiar el atributo TYPE de un archivo: #chcon -t TYPEfile

6.- Ver los atributos de un proceso: #ps -auZ pid

7.-  Restaurar el contexto por defecto de un archivo: #restorecon -R -v file

8.- Obtener la lista de booleanos: #getsebool -a

9.- Establec…

Ensayistas, una constante de cambio

Las voces de los ensayistas solo deben ser oídas cuando tienen algo que decir, una frescura que cubra ese prisma de puntos de vista y entreguen al lector otra perspectiva. En  los periódicos leo los temas vigentes y que aún siguen siendo las mismas posiciones, repitiendo por docenas el debería, propio del subjuntivo. Cuando un ensayo radica en los supuestos e idóneos, como si los aludidos de pronto despertaran en conciencia, se vuelven infértiles para el terreno de las nuevas ideas, y mucho peor, se desgastan con el paso de los días. 
¿Qué otras maneras tienen las plumas para sumar a una tragedia y encausarlas todos los días? No puedo responder esa pregunta sin que me equivoque, puesto que las plumas solo funcionan cuando el lector está dispuesto a situarse en el mismo escritorio que el autor. El solo hecho de tomarse los minutos necesarios para leerlos, es una intención de comprender al otro. Pero, los cuadros de más abajo, embrutecidos por ingentes jornadas de trabajo y salarios ex…

Dormir en tus ojos.

Hace unas semanas, aprovechando el natalicio 2014 de Jesús, te escribí el primer esbozo de lo que veía venir. No fue solo una pobre definición del arte, fue entregarte la tinta de mis letras, tinta que he forjado durante años esperando un día obsequiarlas. Vertí algunos garabatos sobre el papel con la seria intención de robarte una sonrisa. Este escrito, como ya adivinaste, acude a muchas licencias narrativas, y que no pueden ser entendidas en su estricto sentido, por ello, pido disculpas, es la única manera que conozco al escribir.
No es una declaración de amor, por el simple hecho que son aburridas las  historias donde el bombear sangre y enamorarse parece ser una misma cosa. Algunas personas prefieren ser poco más materiales, regalan guayabas o chocolates para tener esa "atención"; yo te regalé un poema (robado, pero al final lo necesito mucho más que el poeta). Quiero que un día si encuentras de nuevo este incipiente escrito, recuerdes el presente, que para entonces lo …